La escuela salesiana de Andorra acoge con los brazos bien abiertos la experiencia de superación de tres “jóvenes Magone”